¿Cómo instalar correctamente un motor fueraborda?

¿Cómo instalar correctamente un motor fueraborda?

La instalación incorrecta del motor puede resultar en una capacidad de control reducida, y peligro en la navegación. Para evitar esto, cuando se instale el motor en un barco por primera vez, de debe consultar a un especialista o llevar a cabo el proceso en presencia de un profesional en el campo.

Casi todos los motores fueraborda tienen puntos de ensamblaje estándar, compatibles entre todos los modelos. Y es por eso que en la embarcación encontramos el soporte en la popa que es ideal y sencillo para su instalación.

Sin embargo, aun cuando el motor pueda instalarse no quiere decir que es el apropiado en cuanto su tamaño o peso.

Factores que se deben tomar en cuenta al momento de instalar un motor fueraborda

Movilización del motor

Es importante que antes de instalar el motor fueraborda, se transporte correctamente al lugar donde se llevar a cabo dicho procedimiento. Es por ello que se deben revisar atentamente las indicaciones de uso del fabricante, las cuales habitualmente se pueden encontrar en la calcomanía de advertencia que traen todos los motores.

Además de esto, también se recomienda vaciar el combustible del tanque del motor cuando se transporta a largas distancias, para evitar derrames del mismo. Esto es con la finalidad de evitar problemas en el encendido. 

Fijación

Al instalar un motor fueraborda éste se sujetará por medio de una abrazadera que deben ser giradas completamente hacia adentro. Dichas abrazaderas deben revisarse durante el periodo de navegación, debido a que las vibraciones del barco pueden debilitarlas. En caso de que esto llegara a ocurrir, hará que se mueva el motor de su ubicación adecuada, ocasionando reducción en la capacidad de control.

Si el motor viene con un cable de seguridad, es recomendable conectarlo al soporte del espejo de popa del motor por un extremo y el otro bode debe sujetarse a la embarcación. De ese modo, si el sistema de soporte llega a fallar, el motor no se perderá.

Sin embargo, si el motor cae al agua, se deberá ubicar a un profesional especialista náutico lo antes posible para una revisión completa.

Prueba en el agua

Una vez ya instalado el motor fueraborda, se debe realizar la prueba de agua, verificando la flotabilidad de la embarcación en reposo con carga máxima. Durante este proceso se debe comprobar que el nivel del agua esté por debajo de la salida de la boquilla del silenciador. De este modo, cuando el motor no esté en marcha, no entrará agua por el orificio.

Peso máximo

Se debe tomar en cuenta la línea del eje de la embarcación, ya que la sobrecarga provoca una pérdida de estabilidad. No se debe instalar un motor fueraborda de mayor potencia que la recomendada por el fabricante de la embarcación.

Ángulo de instalación

Para lograr la resistencia al agua mínima, el ángulo de desviación del plano de la línea de flotación en el eje de la hélice del motor debe ser mínimo. Es por ello que la altura del soporte del motor tiene una gran influencia en la resistencia al agua.

Si el motor se instala demasiado alto, hay una tendencia a la cavitación, por lo que la hélice comienza a girar en un entorno de agua y aire. Esto conduce a una disminución de la velocidad de la embarcación e incluso puede ocasionar sobrecalentamiento del motor.

Pero, si el motor se instala demasiado bajo, la resistencia al agua aumenta, lo que conduce a una pérdida de potencia.

El motor fueraborda debe instalarse de modo que la distancia desde la parte inferior de la embarcación hasta la placa anti cavitación del motor sea de 0-25mm.

Nota: La altura de montaje óptima para el motor dependerá de la mezcla de factores en el barco-motor. Se recomienda verificar las indicaciones del fabricante de la embarcación para obtener resultados más precisos.

Ajuste de compensación

Este permite ajustar la posición del barco en relación con la superficie del agua. El ajuste de compensación correcto permite ahorrar consumo de combustible y evitar pérdidas de potencia.

Para lograr un balance óptimo, se tendrán que considerar muchos factores, donde se incluye el barco, motor, hélice, condiciones meteorológicas y la velocidad estimada.

Un equilibro incorrecto hace que la embarcación sea menos estable mientras navega y reduce la capacidad de control. Por lo tanto, si sientes una disminución en la estabilidad o el control, debes verificar el ajuste.

Un barco en un estado estacionario con carga y su motor ya instalado, debe encontrarse en su punto más estable, para ello debe mantener entre 3 a 5 grados.

Si el ángulo de compensación es elevado, entonces la proa del barco se “levanta” en relación con la superficie del agua. En este ángulo, el bote será constantemente “empujado” fuera del agua, lo que conducirá a una disminución de la estabilidad y la capacidad de control.


Pero, si el ángulo de compensación es negativo, entonces la proa del barco “descansa” sobre la superficie del agua. En este ángulo, la carga en el motor aumenta, la velocidad disminuye y la embarcación se vuelve inestable y mal controlada.


Nota: Según el tipo de embarcación, el ángulo de inclinación del motor puede tener más o menos influencia en el manejo de la misma.